Tic-Tac, el divorcio de Mara

Mara era una mujer de Málaga de 47 años, tenía tres hijos, uno de ellos con Síndrome de Down y trabajaba en Mercadona. Desde los 20 años había convivido con un hombre maltratador que sólo la quería ultilizar para el sexo, hasta que por fin, después de aguantar muchos años, decidió divorciarse.

No fue fácil, más bien fue un horror, desde el comienzo del proceso el se puso todavía más violento, tenía orden de alejamiento, pero pero aún así él seguía acosándola día tras día, por teléfono, en su barrio, iba a su trabajo, al colegio de los niños... Todo para que ella siguiera recordando que él todavía era su marido y el padre de sus hijos. No iba a permitir que le dejara así tirado como a un perro, porque el pensaba que Mara le pertenecía, que era de su propiedad.

Se puso en manos de uno de los mejores despachos de abogados de Málaga, aunque antes también habían llevado su caso otros abogados de las Palmas ya que ella tenía ahí una segunda residencia en la que solía veranear.

Durante muchos meses, Mara no hacía mas que llorar, cayó en una depresión pues el sentimiento de culpa en ella era cada vez mayor, incluso sus hijos no llegaban a entender lo que su madre estaba haciendo pues para ellos, su padre era el mejor padre del mundo.

Irónico, pero las relaciones familiares a veces hacen que pasen cosa como estas. Un día Mara no aguantó más y se suicidó, se tiro por la ventana de su domicilio, una mañana fría de Enero, voló, cayó sola como siempre había estado...

No hay comentarios:

Publicar un comentario